Monsanto deberá pagar 2.000 millones a una pareja que desarrolló un raro tipo de cáncer por glifosato

monsanto agrodir

Es la tercera vez que Monsanto recibe una dura condena en Estados Unidos por los posibles efectos cancerígenos de sus pesticidas en menos de un año. Pero en esta ocasión la multa ha sido histórica porque la empresa, propiedad de la multinacional alemana Bayer, deberá pagar una indemnización de 2.055 millones de dólares a una pareja de ancianos de California que enfermó de cáncer.

Así lo decidió este lunes un jurado de Oakland, a las afueras de San Francisco, al dar a conocer su veredicto en el juicio abierto contra Monsanto por Alva y Alberta Pilliod, un matrimonio de 77 y 75 años que decidió llevar a los tribunales a la compañía alegando que enfermaron de cáncer por culpa del uso continuado de su herbicida Roundup.
Durante al menos tres décadas, los Pilliod utilizaron en los terrenos de su propiedad en el norte de California el polémico pesticida de Monsanto, que lleva tiempo en el ojo del huracán porque contiene glifosato, una sustancia que ha generado una enorme controversia por los posibles efectos nocivos que tiene para la salud de las personas.

Hace unos años Alva Pilliod empezó a sentirse enfermo y en 2011 los médicos le encontraron un linfoma no hodgkiniano, mientras que cuatro años más tarde, su mujer Alberta recibió el mismo diagnóstico. Fue entonces cuando decidieron emprender acciones legales contra Monsanto y cuatro años más tarde han obtenido una indemnización multimillonaria.

«El jurado encontró en esta ocasión una montaña de evidencias que demuestran que Monsanto manipuló a los científicos, a los medios de comunicación y a las agencias regulatorias para impulsar su propia agenda», aseguró en un comunicado Michael Miller, uno de los abogados del matrimonio Pilliod.

Uno de los miembros del jurado explicó que después de tres días de deliberaciones esperan que el veredicto se convierta en un mensaje claro y contundente para empresas como Monsanto. «Queremos que entiendan que pueden y deben hacer mejor las cosas, una multa significativamente más baja no habría tenido el mismo efecto ejemplarizante», aseguró Doug Olsen a los periodistas a la salida del tribunal.

LA REACCIÓN DE BAYER

Después de la histórica multa, Bayer expresó su «decepción» por el veredicto al que llegó el jurado, compuesto por siete hombres y cinco mujeres, y anunció su intención de apelar el caso. «El contraste entre este veredicto y las conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de que no hay riesgos para la salud pública por el uso de glifosato no puede ser más evidente», dijo la empresa en un comunicado.

La multinacional alemana, que adquirió el grupo Monsanto en junio de 2018 en una operación valorada en 63.000 millones de dólares, sufría de nuevo este martes el castigo de los inversores en bolsa, preocupados por el futuro de Bayer después de que la empresa reconociera en abril pasado al presentar sus cuentas trimestrales que en la actualidad se enfrenta a más de 13.000 demandas de este tipo en Estados Unidos.

El veredicto de este lunes, y su histórica multa de 2.000 millones de dólares, ha sido el más contundente hasta la fecha. Por el primero, que tuvo lugar en agosto del 2018, la empresa fue condenada a pagar 289 millones de dólares, cantidad que quedó reducida a 89 millones después de recurrirlo, mientras que por el segundo, que se conoció en marzo pasado, la indemnización ascendió a 80 millones de dólares.

El futuro más inmediato no se presenta nada alentador para Bayer y Monsanto. «Esto va a seguir adelante hasta que decidan asumir su responsabilidad por lo que provocan sus productos. No estamos ante el final del litigio contra Monsanto, esto es sólo el comienzo», advirtió el abogado de los Pilliod. La histórica multa también fue aplaudida por las ONG que estuvieron pendientes del juicio.

«La nube negra sobre Bayer solo seguirá creciendo y siendo más oscura mientras más jurados sigan escuchando como Monsanto manipuló sus propias investigaciones, sobornó a los reguladores e intimidó a los científicos para que mantuvieran en secreto los riesgos del glifosato», dijo Ken Cook, presidente de Environmental Working Group.


Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: